Para la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), el decreto que ha confeccionado la Junta de Castilla y León solo pretende publicitar un cambio político y no resolver las demandas de las víctimas del franquismo.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León ha anunciado que, mediante un convenio con el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, se realizará un censo de víctimas de la guerra civil y de la dictadura franquista. Pero la ARMH destaca que “la mayoría de los asesinatos de las personas exhumadas fueron extrajudiciales y no dejaron rastro documental”, por lo que este censo no incluiría a la mayoría de las víctimas.

Entienden que la verdadera elaboración de un censo de víctimas de la represión franquista “pasa por articular grupos de trabajo que actúen en todo el territorio autonómico, que visiten los registros municipales y que lleven a cabo entrevistas con familiares o conocidos; la única forma de censar a todas aquellas personas asesinadas por los fascistas cuyos crímenes no dejaron un rastro documental”.

Con respecto a la posibilidad de estudiar la viabilidad de un Banco de ADN, consideran que es una muestra más de cómo utilizar un lenguaje grandilocuente sin aseverar un compromiso. “La creación de un banco de ADN no es algo complejo y dependen fundamentalmente de la voluntad política para hacerlo. Anunciar la posibilidad de llevar a cabo algo de lo que seguidamente se dice que es muy complicado no parece más que otra forma de hacerle propaganda a su decreto”.

Por lo tanto la ARMH no optará a las ayudas de la Junta de Castilla y León ya que según afirman, “no tienen el objetivo real de atender a las víctimas, que deberían ser escuchadas en el Parlamento Autonómico.

 

 

 

compramostucoche.es

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.