Los ladrones, o vándalos, como los califica el alcalde de Castropodame, Román Díaz, por el escaso valor del botín que se llevaron, y los numerosos destrozos que causaron, se pasaron esta noche por la tranquila localidad de Castropodame para robar en el interior de ocho vehículos, situados entre la calle Ferrao y el conocido establecimiento “El Refugio del Sol”.

El contenido del botín, según relata Román Díaz, consiste en algún aparato de música, gafas de sol, pinchos USB con archivos de música, e incluso alguna prenda de ropa que los propietarios guardaban en el maletero. Un botín “de poca monta” que deja tras de sí destrozos importantes en las ventanillas de los vehículos y en el interior de los mismos.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.