La Audiencia Nacional ha condenado al bembibrense Ramón Blanco Balín a una pena de 3 años de prisión por su implicación directa en la trama valenciana del caso Gürtel por delitos contra la Hacienda Pública entre los años 2006 y 2007.

Blanco Balín actuaba como asesor financiero confeccionando facturas a medida o con declaraciones ante la Agencia Tributaria con contabilidad una falseada. El bembibrense fue considerado por la investigación como el cerebro financiero de la trama corrupta, formando parte de los consejos de administración de varias compañías de Francisco Correa entre ellas Orange Market, Hator Consulting, Osiris Patrimonial e Inversiones Kintimani.

La Fiscalía pedía un total de 17 años de cárcel considerando que era, a su vez, corresponsable de un total de siete delitos fiscales. Finalmente, la pena de prisión asciende a tres años. Asimismo, deberá hacer frente a una multa de 1,2 millones de euros por fraude en los impuestos de sociedades e IVA.

 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.