El buen tiempo y la coincidencia en sábado ha hecho posible que la procesión del día del Cristín haya lucido aún más. Desde la plaza Mayor hasta el Santuario, acompañado por el pendón y pendoneta de Bembibre y, en esta ocasión, con una decena de pendones de la comarca. Vecinos ataviados con trajes regionales, la banda de gaitas y área tradicional de la Escuela de Música y la comitiva de autoridades, como viene siendo habitual, para dar el carácter solemne.

Es uno de los actos más destacados de las fiestas del Cristo, que se reserva para el día del Cristín. Una jornada que incluye la Misa concelebrada en el Santuario, presidida por Javier Redondo de Paz, Vicario Episcopal de Ponferrada. Al término, la comitiva volvería a la plaza Mayor donde la Banda Municipal de Música de Bembibre ofreció el concierto tradicional. 

GALERÍA FOTOGRÁFICA

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.