Uno de los coches robados ayer en el concesionario del polígono de San Román de Bembibre apareció por la tarde abandonado en una gasolinera de Zamora. Según informaron fuentes de la empresa, el vehículo BMW 640 apareció aparcado con signos de haber desmontado una parte de la antena GPS, lo que lleva a pensar que los ladrones pensaban que podían utilizar el posicionamiento del vehículo para dar con su paradero.

Por la ubicación del vehículo la empresa teme que el otro coche que también robaron la madrugada del jueves, el Range Rover Sport, pueda estar en este momento viajando en un contenedor hacia algún país extranjero. De hecho, el coche abandonado en la Ruta de la Plata les da a entender que los ladrones hayan tomado rumbo a algún puerto de Andalucía para tomar rumbo a África.

En cualquier caso, esperan que la investigación dé sus frutos y den con el paradero de los ladrones que se llevaron estos dos vehículos (uno de ellos ya apareció) con un valor de venta superior a los 80.000 euros.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.