Un 30 de noviembre, pero de 1833, se aprobaba el Real Decreto que creaba las provincias con su actual extensión, clasificándolas en regiones, quedando integradas las provincias de León, Salamanca y Zamora en la región del Reino de León.

El viernes 30 de noviembre, se cumplen 185 años de la aprobación del Real Decreto mediante el cual nacieron las actuales provincias, que quedaban clasificadas en regiones, mediante un Decreto que fue firmado y aprobado por el entonces Secretario de Estado de Fomento, el granadino Javier de Burgos, el 30 de noviembre de 1833.

De esta manera, nacieron entre otras, las actuales provincias de León, Salamanca y Zamora, que quedaban integradas en la región denominada “Reino de León” en dicho Real Decreto, siendo una adscripción regional oficialmente reconocida y cuya vigencia actual solamente es puesta en entredicho en los casos en los que las comunidades autónomas no coinciden con las regiones históricas, a pesar de que el Decreto de 1833 no ha sido derogado y la Constitución diferencia el concepto región del de comunidad autónoma.

Por otra parte, este Real Decreto supuso, entre otras cuestiones, la creación de la ‘isla’ vallisoletana aún existente entre las provincias de Zamora y León, formada por Roales de Campos y Quintanilla del Molar, hecho que se antoja en cierto modo inexplicable si se toma en consideración que ambas localidades habían pertenecido hasta entonces a la previa provincia de León, así como al Reino de León, por lo que, desde el punto de vista histórico, habría tenido más sentido su integración o en la provincia de León o en la de Zamora.

En todo caso, el Decreto provincial de 1833 ha sido posteriormente la base para la división regional reconocida por todos los gobiernos españoles hasta la Transición. Precisamente, a este motivo se debe que la Ley Orgánica del Tribunal de Garantías Constitucionales de la Segunda República reconociese en 1933 a las regiones reconocidas en el Real Decreto de 1833 el derecho a nombrar vocales en dicho tribunal (que sería el equivalente al actual Tribunal Constitucional). Por ello, se recogía en esta Ley Orgánica que las provincias de León, Salamanca y Zamora debían escoger el vocal por la región de León en el Tribunal de Garantías, cargo para el que fue designado Francisco Alcón Robles como titular y Vicente Tomé Prieto como suplente.

Posteriormente, en 1978, la actual Constitución española (que en unos días cumplirá 40 años de su aprobación y vigencia), reconocía en su artículo 2 a las regiones recogidas en el Real Decreto de 30 de noviembre de 1833 el derecho a conformarse como comunidades autónomas, al ser la división regional establecida por dicho Decreto la única oficial al aprobarse la Constitución en diciembre de 1978, si bien no en todos los casos las regiones históricas accedieron a su autonomía, al haberse dado casos como el de la comunidad de Castilla y León, que se creó en 1983 sin haber existido previamente, dado que hasta entonces la región de León y la de Castilla la Vieja oficialmente constituían dos regiones oficialmente distintas y diferenciadas.

En todo caso, el 30 de noviembre se cumplen 185 años del nacimiento de las actuales provincias de León, Salamanca y Zamora, tal y como las hemos conocido todos los actuales ciudadanos, siendo por ello un día de especial significación tanto para estas provincias, como para la propia región leonesa, que también se veía reconocida en dicho Real Decreto.

Colectivo Ciudadanos del Reino de León

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.