Un mes después del robo de dos vehículos en un concesionario del Polígono Industrial del Bierzo Alto de San Román de Bembibre, el segundo de los vehículos que habían sustraído ha aparecido en Tordesillas, abandonado en las proximidades de un establecimiento hotelero que alertó de la presencia sospechosa de este vehículo inmovilizado durante todo este tiempo.

Según informaron desde la empresa, dieron aviso a la Guardia Civil que comprobó que se trataba del mismo vehículo, un Range Rover Sport gris grafito, que fue robado el pasado 1 de noviembre de madrugada de las instalaciones del concesionario Colevi.

Los ladrones se deshicieron del vehículo supuestamente al localizar los sistemas de posicionamiento y localización, igual que hicieron con el otro de los coches robados el mismo día, que abandonaron en Zamora.

El vehículo presenta algunos daños en llantas y marcas. En principio, en el interior no hay huellas de los ladrones, por lo que todo apunta a que se trata de una banda profesional. En cualquier caso, la Policía y la Guardia Civil mantienen la investigación con más motivo cuando han podido identificar el vehículo que utilizaban para el robo que podría hacer seguir su pista.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.