El colegio Menéndez Pidal de Bembibre se movilizó este viernes contra el cambio climático a las 12.30 del mediodía, justo después del recreo, para reivindicar a los líderes mundiales un cambio de políticas que permita frenar esta tendencia.

Con el color verde como predominante y consignas como “no heredamos la tierra de nuestros ancestros, la tomamos prestada para nuestros hijos”, “en bicicleta voy lento, voy deteniendo el cambio climático”, o “no tenemos otra tierra donde ir”, la comunidad educativa y varias familias que se sumaron a la sentada visibilizaron esta problemática que cada vez afecta a más personas en el mundo. “Pero, si hay un colectivo que cada vez va a sufrir más las consecuencias del calentamiento global, son los niños y las niñas”, lamentó el centro de enseñanza. 

“Los cambios en el clima intensificarán las sequías, las inundaciones y las olas de calor que, a su vez, incrementan la propagación de los peores enemigos de la supervivencia infantil como la desnutrición, la malaria o la diarrea”.

La jornada incluyó la canción “Notas mágicas”, compuesta por el profesor y jefe de estudios Miguel Ángel Cabero, y el profesor de música Luis Alberto Mondelo. 

“Se ha intentado concienciar a los alumnos de la importancia del reciclaje y también de la importancia de que muchos actos pequeños y personales de cuidado del medio ambiente como el uso responsable del agua y de la luz, de no ensuciar”, destacan. 

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.