La Semana Santa de Bembibre dio paso este jueves a la procesión del Santo Cristo de la Agonía, conocida como la procesión del Silencio. Con la amenaza de lluvia presente, el tiempo finalmente respetó y sólo cayeron algunas gotas que no interrumpieron el paso. Eso sí, sirvió para frenar la afluencia de público, que fue menor que otros años.

La Cofradía del Santo Ecce Homo portó el paso de Jesús en la cruz que muestra los últimos momentos de Cristo. Es éste uno de los momentos más significativos de la Semana Santa, aunque será el Entierro del viernes el momento de mayor fervor religioso.

Destacado es el papel, una vez más, de la Banda Municipal de Música de Bembibre que son los encargados de marcar el paso solemne durante todo el recorrido, al igual que lo vienen haciendo durante los últimos años en ésta y en las procesiones más relevantes de la Semana Santa bembibrense.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.