Es la imagen de estos dos días en Bembibre, una familia de 20 patos silvestres ha tenido que desplazarse de su hábitat en el arroyo de Cantarranas (inmediaciones de la escuela taller) por falta de agua. Cruzaron la nacional VI, llegaron al parque Gil y Carrasco donde varias personas se quedaron haciendo guardia. A la mañana siguiente (este mismo lunes) volvieron a salir a la aventura hasta llegar al parque Villarejo y finalmente a la plaza Santa Bárbara.

Sin saberlo ni quererlo, estos patos han protagonizado una de las imágenes más tiernas. Por necesidad y por supervivencia, los patitos seguían cada paso que daba su madre, ajenos al peligro incluso al que podían llegar a someterse. Afortunadamente, varias personas les han facilitado las cosas para que llegaran sanos y salvos al que será su hogar provisional, al menos hasta que los 19 polluelos crezcan y puedan cambiar a un entorno más natural como podría ser el río Boeza.

Mientras tanto, se encuentran en la fuente de la plaza Santa Bárbara. Esta misma mañana el Ayuntamiento rebajó el nivel del agua para que los patitos puedan hacer pie en las lámparas. 

Durante toda la tarde se han convertido en la gran atracción de Bembibre con numerosas personas que han querido capturar con sus propios medios la imagen del dia.

patos bembibre

patos bembibre

patos bembibre

patos bembibre

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.