El manto de alfombras florales que cada año embellece la Plaza Mayor con motivo de la celebración del Corpus, se vio este año sensiblemente reducido por causa del mal tiempo y la lluvia. Un trabajo que, aunque de menor envergadura que el de años anteriores, no desmerece el esfuerzo del grupo de personas que voluntariamente se encarga de su confección desde primeras horas de la madrugada.

En esta festividad de la Iglesia Católica, destinada a celebrar la eucaristía, se exhibe la “Hostia” que representa al Cuerpo de Cristo, en una procesión que transcurre desde el Santuario del Ecce Homo hasta la Iglesia de San Pedro, con una parada en el altar situado en la Plaza de la Señora Petrina.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.