Sheila durante la entrevista en FM Bierzo, con Nicanor García

¿Hasta dónde puede llegar una madre por su hijo? Como norma general, la respuesta bien puede ser que una madre podría llegar hasta cualquier lugar cuando se trata de un hijo. Incluso a encadenarse frente a los juzgados.

Sheila es natural de Viñales y madre de un niño autista de seis años. Está separada del padre del menor, contra quien ha emprendido una batalla judicial por presuntos malos tratos al niño. Sin embargo, la justicia ha fallado en su contra, a pesar de contar con un informe de la psicóloga -que “actuó de oficio poniendo ella una denuncia en el Juzgado”-, dijo Sheila en los micrófonos de FM Bierzo, así como “una valoración forense y un peritaje judicial”.

Pruebas que, según aseguró, están pendientes de revisión en la Audiencia Provincial después de una primera sentencia en su contra.

Pero estos hechos no terminaron con la denuncia, ni con el proceso judicial ni con el recurso. Sheila tomó la decisión de impedir que su padre viera al niño. Y ello ha derivado en una serie de sentencias condenatorias en su contra que consisten en el pago de las multas correspondientes. De momento ha pagado la primera, por importe de 180 euros, pero ahora viene la segunda de 270. Un importe que, con su sueldo de 650 euros mensuales, no puede pagar.

Sabe que, si no paga, lo siguiente que le queda es el arresto domiciliario: “como no voy a pagar, a partir de ahora me comunicarán qué día comienzo la privación de salida”. Y después, “como seré reincidente pues no sé cómo será”, dijo Sheila. –“¿Cabe la posibilidad de que puedas ir a la cárcel?”, le preguntó en la entrevista Nicanor García, a lo que contestó con un rotundo y consciente “sí”.

“Lo que pretendo únicamente es que alguien me escuche y que adopten las medidas”, dijo en alusión a los órganos judiciales que deben revisar la sentencia. “Yo no pido tanto, sólo pido que escuchen a mi hijo, que tiene terror a su padre a raíz de esos malos tratos sufridos, que aunque no los crean yo sí los creo”. Y recordó que fue el niño el que habló con la psicóloga “y fue a ella a la que le contó todo”.

Aludió a la intención de proteger al niño para ratificar que volverá a incumplir el régimen de visitas cuantas veces haga falta.

Por ello quiere que esa voz llegue a los órganos superiores con esta protesta que va a escenificar encandenándose en fecha aún sin confirmar a las puertas del Palacio de Justicia. “Me imagino que no tardarán en echarme, pero según me echen yo voy a volver”, aseguró. “Yo pretendo que ellos me escuchen y que protejan a mi hijo. Ellos no saben lo que es el año y medio que llevo sufriendo viendo en mi hijo, de un médico a otro, de un especialista a otro, metiéndolo en terapias porque llegó a ser agresivo y lo justificaba porque su padre lo hacía. Y volver a convencerle de que no es normal el pegar me ha costado mucho”.

Aseguró que con estas medidas sólo pretende “proteger al niño”. “Lo único que me importa es mi hijo, lo demás no me importa nada”. {jomcomment lock}
Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral

 

compramostucoche.es