La familia del joven bembibrense al que las autoridades españolas intentan deportar al país de origen de sus padres confía en que en los próximos días pueda volver a casa. La razón de fondo es que "Conrado nació en el Hospital comarcal de El Bierzo, ha crecido en Bembibre y fue al colegio en Bembibre, no puede ser deportado a un país que no es el suyo", criticó su hermano, Tony Semedo Robalo. Cada día que Conrado permanece en España es un tiempo valioso que ganan para demostrar su ciudadanía española y evitarle daños de mayores dimensiones.

Conrado Semedo permanece en el denominado Centro de Internamiento de Emigrantes (CIE) en tanto en cuanto cursan la tramitación de su expediente. Pesa sobre el mismo una orden de expulsión firmada por un Juez que dio por válida su nacionalidad caboverdiana, y que consideró que Conrado es un "peligro para España". Asimismo, le prohibe expresamente pisar territorio español en el plazo de cinco años.

En una entrevista en la emisora FM Bierzo, el hermano mayor de Conrado no concibe esta sentencia judicial cuando incluso en el momento de su nacimiento la nacionalidad de sus padres era portuguesa.

Pero en el trasfondo de esta polémica está la comisión de un delito por el que ha cumplido tres años en prisión. "El problema principal que le achacan es que consideran que es un peligro para España", dijo su hermano. "Si para ellos es un peligro resistirse a marcharse, apaga y vámonos", lamentó. Y, por extensión y analogía, se preguntó si aquellos que cometen algún delito, y citó expresamente a los integrantes de bandas terroristas, también son deportados a un país extranjero. "No deportan a los etarras, que yo sepa".

 

Desde el 13 de enero en el CIE y un primer intento fallido de expulsión

Conrado fue trasladado el pasado 13 de enero al CIE e intentó ser deportado el pasado 21 de febrero. Sin embargo, su expulsión por vía aérea no cumplió con los preceptos que marca la Ley y fue el propio comandante quien, una vez conoció de la existencia de una persona a la que intentaban repatriar, ordenó que abandonase el avión o en caso contrario no tomaría el vuelo.

Pero la familia teme que vuelvan a intentarlo. Que lo hagan sin aviso previo de tal modo que nadie tenga tiempo de reacción, o que aprovechen un avión militar para dar cumplimiento a esta orden de expulsión. Ahora mismo tienen 60 días para mantener a Conrado en el CIE desde su ingreso, y a partir de ese momento "puede suceder que, o lo envíen para su casa o que lo intenten deportar de nuevo". "Yo abogo por lo primero, que es lo más justo".

El Juzgado ya tiene en su poder toda la documentación referente al caso de Conrado, su nacimiento en el Hospital de El Bierzo hace 34 años después de que sus padres salieran de Portugal, donde habían obtenido la nacionalidad. La paradoja hoy es que sus progenitores son españoles y a su hijo lo tratan como a un inmigrante.

"Tememos que lo deporten y se salgan con la suya", advirtió Tony en los micrófonos de FM Bierzo, lo que podría causar un daño difícilmente reparable. Y es que si finalmente fuera deportado “le espera una incertidumbre total” ya que no conoce nada de Cabo Verde, donde sólo estuvo diez días cuando tenía 12 años, y "los pocos parientes que quedan son lejanos y no disponen de medios para recibir a alguien más". "Un futuro completamente incierto".

 

Se encuentra bien pero expresa la soledad del internamiento

El hermano de Conrado aseguró que hoy por hoy se encuentra bien a pesar del sentimiento de soledad en el interior del CEI. "Aunque se queja más del resto de sus compañeros que de sí mismo", dijo Tony. "Dice que hay gente que está muy mal, que recibe tratos malos y que no puede hacer nada, y que se siente muy impotente y eso le cabrea".

Esta situación, reconoció, está provocando un estado de ansiedad en los familiares y en el propio Conrado, y confía en que pueda haber una solución rápido. Sobre todo que llegue a tiempo.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY} {jomcomment lock}
728x90-cuenta-on-verde
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral

 

compramostucoche.es