El mismo día del multitudinario funeral por Isabel Carrasco, las presuntas autoras del asesinato confesaron su autoría mientras se suma la implicación de una tercera persona, una policía local que recogió, supuestamente, el arma con la que cometieron el crimen. Aunque el secreto sumarial no permite acceder a la información completa, las primeras hipótesis y la prueba de la parafina parecen indicar que el disparo material lo cometió la madre, Montserrat González.

En este momento se desconoce el papel y vínculo concreto de la mujer policía local, ni siquiera el nivel de implicación, pero todo apunta a que fue la encargada de entregar el arma fue esta policía municipal de León que llevó directamente o por medio de abogado una caja o bandolera en cuyo interior se encontraba la pistola. Tampoco ha trascendido si tenía conocimiento de lo que contenía la caja.

La agente pertenece al cuerpo policial de León y actualmente está siendo investigada para dilucidar si participó o no activamente, o si pudo actuar como encubridora con conocimiento de los hechos.

El arma homicida es un revólver del calibre 22 comprada en el mercado negro de la marca Taurus, con el número de serie borrado y se habían realizado con él tres disparos.

No ha sido, sin embargo, la única pistola que encontraron los efectivos policiales que durante el transcurso de la inspección domiciliaria encontraron otra pistola junto con numerosa marihuana. Encontraron igualmente recortes de prensa relacionados todos ellos con Isabel Carrasco.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

728x90-cuenta-on-verde
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral
warhol_360