Los ciudadanos han castigado duramente a los dos grandes partidos, que han perdido más del 38% de la confianza respecto a los últimos comicios europeos. Por un lado, el PP ha perdido 673 votos frente a los 620 votos que restaron los socialistas.

Entre tanto, los ciudadanos se han decantado por un voto al resto de partidos políticos –Podemos se ha convertido en la tercera fuerza política-, pero también por la abstención, votos en blanco y votos nulos.

La formación que lidera Pablo Iglesias se ha llevado un 9,92% de los sufragios en las urnas de Bembibre, con 326 votos, desbancando del tercer lugar a Izquierda Unida, que se convierte en la cuarta fuerza con 322 votos. Si establecemos una comparativa con 2009, la formación de izquierda obtuvo sólo 47 votos, lo que supone casi 7 veces más.

Análogamente, el partido de Rosa Díez ha conseguido la confianza de 200 votantes frente a los 33 sufragios que obtuvo hace cinco años. Significa multiplicar por seis el número de votos.

En cuanto a los votos nulos y blancos también se han incrementado en ambos casos más del doble, lo cual, junto con la abstención, pone de relieve el euroescepticismo creciente que también se ha dejado notar en las urnas de Bembibre.

 

Noticia relacionada:Los municipios mineros votan al PSOE pero mantienen el castigo al bipartidismo

 

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral
warhol_360